Factores que determinan el desarrollo de la fuerza

También es útil que conozcamos que existen dos tipos de contracción muscular, ya que cada tipo de contracción provocará un efecto distinto. Diferenciamos entre contracción isométrica, aquella en la que no se produce modificación alguna en la longitud del músculo; y la contracción anisométrica, en la que sí se produce tal modificación. Esta última a su vez se subdivide en dos tipos: contracción concéntrica y contracción excéntrica. Para hacernos una idea, resulta práctico establecer un ejemplo. Por ejemplo cuando realizamos el ejercicio curl de bíceps, acercar la barra el pecho, es decir, la fase ascendente, corresponderá a una contracción concéntrica; y por otra parte la fase descendente del ejercicio, alejar la barra del pecho, se producirá una contracción excéntrica. La fuerza excéntrica permite un incremento de entre el 30% y el 40% por encima de la fuerza isométrica.

Por último debemos mencionar la intensidad de la carga y duración de la contracción muscular como factores para el desarrollo de la fuerza. En ejercicios con cargas superiores al 85% de la carga máxima, la contracción ha de ser entre uno y dos segundos por repetición, produciendo así un mayor aumento de fuerza y una menor hipertrofia. En ejercicios con cargas entre el 80% y el 85% del total, la contracción ha de ser entre uno y 10 segundos por repetición. Y en ejercicios con cargas inferiores al 80% del total, la contracción ha de ser superior a 10 segundos por repetición, desarrollando un desarrollo específico de hipertrofia. Aun así debemos tener claro que estos principios no deben aplicarse a personas que se estén iniciando en el desarrollo de la fuerza.

Anuncios

Deja un comentario