Factores que determinan el desarrollo de la fuerza

Nuestra fuerza dependerá de la demanda de los distintos tipos fibras musculares, lo que a su vez dependerá de la intensidad de la carga que utilicemos a la hora de entrenar. También entra en juego la secreción de hormonas. Concretamente la testosterona genera un incremento considerable de la fuerza, dando paso a la hipertrofia muscular. Tenemos que destacar que el sexo del individuo determina el desarrollo muscular, debido a la presencia de la testosterona en el sexo masculino. Y por otro lado, también existen otros elementos que influyen en el desarrollo de la fuerza, tales como el tipo de acción muscular (estática o dinámica) y la duración e intensidad de la carga.

Para comprender la fuerza como cualidad física, es conveniente conocer los distintos tipos de fibras musculares que conforman nuestros músculos. Podemos distinguir entre dos tipos de fibras: las de contracción lenta (ST) y las de contracción rápida (FT).

Generalmente, cuando se lleva a cabo una contracción muscular, la demanda de fibras se produce de fibras lentas a fibras rápidas a medida que aumenta la carga de trabajo. Con cargas de hasta el 65% de la carga máxima, se produce una mayor demanda de fibras lentas. Cargas entre el 65% y el 80% de la carga máxima, la demanda de fibras lentas y rápidas es equitativa. Y con cargas superiores al 80% de la carga máxima, se produce una mayor demanda de fibras rápidas. Por tanto, podemos concluir que entrenar con cargas bajas o medias, nuestros músculos demandarán fibras lentas, y trabajar con cargas pesadas, hará actuar nuestras fibras rápidas.

Anuncios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario