Esta teoría explica por qué todos somos Sexistas, aunque digamos lo contrario

Crees tener un sexto sentido para conocer a las personas con sólo mirarlas? ¿Alguna vez te has maravillado de tu intuición para saber que alguien es inteligente, deshonesto, machista o neurótico inmediatamente después de conocerlo?

No se trata de un don divino que te permite leer la mente de todos quienes se cruzan en tu camino, tampoco de un desarrollo mayor del cerebro capaz de anticipar comportamientos y aptitudes. En realidad, se trata de un mecanismo mucho más simple, propio de la naturaleza humana y la ligereza del pensamiento: la asociación implícita es el fenómeno por medio del cual el hombre reacciona sistemáticamente con una actitud determinada, producto de la carga social que la generalización de un concepto ejerce sobre una categoría.

Ningún pensamiento es fortuito. La mente forma juicios de valor sustentados sobre la base del pensamiento dominante, que en la mayoría de las ocasiones, descansa sobre bases irreales. Se trata de discursos que operan sutilmente desde todas direcciones y se reproducen legitimando un régimen de verdad. Su difusión continua y la forma automática en que aparecen ante un evento determinado provoca una falsa sensación de naturalidad y hace creer a las personas que están frente a una concepción acertada, basada en los hechos.

Deja un comentario