7 pasos para evitar que tu rutina de entrenamiento se esfume durante tus vacaciones

¡Costó tanto empezar a correr! Las primeras agujetas, coger la rutina, lograr mejorar los tiempos… ¿Y ahora qué? Parar durante las vacaciones puede que no sea una buena idea…

Si se te ha pasado por la cabeza meter las zapatillas en tu maleta, pero eres consciente de que no será nada fácil ponértelas (puede que te pueda más un chapuzón o una caña con los amigos), te dejo con una guía sobre lo que debes tener en cuenta para que esas zapatillas no vuelvan a casa intactas.

1.- Sal de tu zona de confort: Investiga. Si veraneas siempre en el mismo lugar, no te quedes con la ruta de siempre. Antes de salir a entrenar, busca nuevos caminos y no seas tan estricto con tu plan de entrene. Alimenta a tu cabeza con nuevos recorridos, no la satures con el mismo trayecto de todos los veranos.

2.- Busca un socio: El objetivo es salir a hacer deporte, ¿no? Entonces no busques escusas de que si corres acompañado irás más lento o todo lo contrario, acabarán contigo. Tu socio de kilómetros te ayudará a ser honesto contigo mismo, sobre todo cuando estés apunto de cancelar la carrera que tenéis programada.

Anuncios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario