7 pasos para evitar que tu rutina de entrenamiento se esfume durante tus vacaciones

3.- Lleva efectivo: No olvides llevar algo de efectivo encima. ¿Para correr? Sí. Cuando te vas de vacaciones descubres nuevos lugares y si sales a correr, no sabes lo que podrás encontrarte en el camino. Quizá te topes con un vendedor en la carretera con frutas frescas o piezas artesanales que te chiflen. ¿Qué te deparará tu próxima salida runner?

4.- Déjate en casa el pulsómetro: Si en alguna ocasión se te pasó por la cabeza correr a sensaciones, este es el mejor momento. No te agobies, no te satures por cumplir tus entrenamientos. Ahora hace calor y no es fácil mantener las intensidades a las que estás acostumbrado. Déjate llevar y comprueba qué te sucede, cómo te sientes al terminar.

5.- Hidrátate, pero no solo a base de cócteles: El típico consejo: “En verano, hidrátate más que nunca”. Eso no se traduce en eliminar el agua y que el único líquido que pase por tu cuerpo sean los cócteles o cervezas. Si tienes pensado correr, no dejes de lado el agua. Te lanzo una idea ¿qué tal programar una ruta de fuentes?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.