No tengo magnetismo natural: ¿cómo puedo entrenar mi carisma?

0
425

Por su parte, Antonio Valls, coach y formador en inteligencia emocional para empresas, asegura que para exudar carisma también hay que desarrollar unas determinadas actitudes o pautas de comportamiento notorias, como saber narrar una historia de forma que se capte fácilmente la atención ajena; además de ciertas cualidades empáticas: escuchar más que hablar; admitir los fallos propios; reconocer los méritos de los demás y pensar que los otros son importantes, por ejemplo.

«Querer transmitir seguridad personal sin tener en cuenta al otro no sería carisma, sería más bien egocentrismo o narcisismo, y eso es justamente lo contrario al carisma”, indica la psicóloga Ana Millán. Una persona carismática, como matiza la experta, se define por su ausencia de egoísmo, y es capaz de emitir seguridad personal a la vez que hace sentir seguro y cómodo al otro, mostrando empatía y calidez.

La buena noticia es que, como indica el especialista en asesoría de imagen, Salvador Hernández Martínez, director de la Escuela Superior de Protocolo y Relaciones Institucionales de la Universidad Católica de Murcia, y del Máster en Protocolo y Consultoría de Imagen de la misma institución, “hay individuos que desde pequeños manifiestan de manera innata esta capacidad de atraer a los demás, pero también se puede trabajar y reforzar con formación y preparación”. Es decir, que unos lo tienen más fácil que otros, pero por fortuna todos podemos llegar a ello.

Lo que dices y cómo lo dices

Como recuerda el profesor Hernández, no pocos líderes partidos, que no transmiten ni un ápice de encanto, han aprendido poco a poco a resultar algo más interesantes. “Dos aspectos fundamentales para comunicar oralmente con éxito, convencer a las personas y que nos consideren carismáticas, son el paralenguaje y la kinésica. El paralenguaje o forma de decir las cosas consiste en las cualidades no verbales de la voz que modifican y articulan el mensaje, como la entonación, la velocidad, el buen uso de las pausas, el volumen adecuado, etc. Y la kinésica guarda más relación con los movimientos corporales, especialmente los gestos de cara y extremidades que apoyan de forma importante el mensaje verbal. Por supuesto que el contenido del mensaje es importante, pero tanto o más, es la manera de transmitirlo”, afirma tajantemente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.