La guía ignorada del orgasmo femenino: dónde y cómo tocar

6) Pelo

Los masajes en la cabeza son relajantes para la mayoría de personas, pero hay a quienes les resultan además especialmente excitante. Ejerce una presión suave con los dedos sobre el centro de las sienes, a modo de masaje, y haz relajantes círculos en el cráneo.

7) Pechos y pezones

La estimulación correcta de los pechos femeninos es una de las bases para que las mujeres disfruten mucho durante el sexo, llegando incluso a producir el conocido como orgasmo de pezón. Comienza a masajearlos suavemente por los costados, cubriendo con tus manos poco a poco desde la parte inferior del seno hacia los laterales y arriba. Como si los estuviesen sujetando pero si hacer fuerza. La clave está en acariciar, lamer, masajear o besar las glándulas mamarias antes de aproximarnos al punto central. Cuanto más nos acerquemos pero sin llegar a tocarlos se conseguirá un mayor grado de excitación.

8) Orejas

Tanto estos como la parte inferior de las orejas –en el caso de que no tenga lóbulos, algo más común de lo que crees– son una zona erógena increíblemente sensible. Además de acariciarlos con los dedos puedes mordisquearlos, besarlos y lamerlos suavemente e ir dando cobertura al resto de la zona: detrás de las orejas, por el cuello, su cabeza, bajar por su espalda…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.