La guía ignorada del orgasmo femenino: dónde y cómo tocar

Introduce los dedos en su interior, simulando una penetración pero provocando el roce con los labios y la entrada vaginal, donde podrás estimular las raíces del clítoris también. Otra manera de estimular el interior de la vagina es introduciendo los dedos en forma de gancho y haciendo que, una vez dentro, hagan el gesto típico de llamar a alguien. De este modo estimularás la zona del punto G. También puedes hacer uso de un juguete sexual.

3) Labios vaginales

Puedes acariciarlos suavemente con los dedos, la lengua o la punta del pene. Acércate al clítoris y al exterior de la vagina pero no llegues a tocarlos.

4) Labios (de la boca)

Un beso desencadena un cóctel de hormonas y neurotransmisores capaz incluso de generar orgasmos sin necesidad de contacto genital. Los labios son, de hecho, la zona erógena más expuesta y tienen 100 veces más sensibilidad que nuestros dedos.

5) Cuello

Según una reciente investigación publicada en la revista ‘Cortex’, el cuello es una de las zona erógenas preferidas por las mujeres. Es una zona muy sensible que puedes estimular con besos y caricias. Hay chicas que se excitan muchísimo tras recibir pequeños mordiscos en el área. Cuidado con dejar marca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.