La técnica sexual de los 9 movimientos que multiplica el placer

Una forma milenaria de que los dos miembros de la pareja disfruten al máximo. Si crees que no se puede detener el tiempo es que no la conoces.

Que el sexo está sobrevalorado es una idea que puede venir de dos sitios opuestos. Está quien lo ha probado poco (o nunca) e intenta convencerse de que no se pierde tanto como prometen las películas y las canciones desde que el mundo es mundo, y el que lo ha integrado en su vida como una rutina más y se acuesta con alguien con la misma alegría ramplona con la que se rasca un pie.

Si no estás en ninguno de esos extremos, puede que seas un apasionado incurable, que nunca te sientas plenamente satisfecho. Es una postura lógica cuando sabes bien que el sexo, con dedicación, es la mayor fuente de placer y sorpresas que puede ofrecer esta vida terrenal. Y no es cuestión de parar de buscar oro solo porque ya sabes cómo funciona el abecé del pico y la pala. Si no te vale con unos sacos de carbón, si eres un sibarita del amor y quieres ir un paso más allá (o nueve), esta técnica es para ti. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.