En ningún momento de nuestra historia tuvimos tan poco conocimiento sobre la procedencia de los alimentos que comemos como en la actualidad: los procesos industrializados han desplazado la producción fuera de la vista y de la mente de las personas. ¿Y por qué tendría que importarnos dónde se producen los alimentos que consumimos? La respuesta es porque incide en nuestra salud, nuestra economía y porque impacta al medio ambiente, por lo cual la llamaremos ecodieta.

Para identificar algunos hábitos que te pueden ayudar a mejorar tu dieta a través de consejos ecológicos te compartimos los siguientes datos:

Ecodieta

Consumo local

La comida local es mucho más fresca y conserva más nutrientes, que los alimentos producidos en cantidades enormes y que han sido transportados en camiones miles de kilómetros antes de llegar a tu plato. Además, apoyar la comida local con tu ecodieta significa que estás apoyando directamente a los agricultores locales de tu comunidad.

Ecodieta

Claves para una ecodieta

Identifica algún un mercado de agricultores, es además una buena oportunidad para conectarte directamente con los agricultores que producen los alimentos que comerás. Puedes aprender acerca de dónde provienen sus alimentos, quién los cultiva, cómo los cultivan y elegir productos de temporada alimentos donde se encuentra mayor número de nutrientes, obteniendo así una perfecta ecodieta.

Visita los restaurantes que ofrecen comida local. Pocas experiencias tan agradables como una comida hecha con ingredientes frescos, provenientes de agricultores locales, no pienses que exagero, tienes que poner atención en el sabor para darte cuenta de la comparación entre los alimentos locales y los producidos por la industria. Al apoyar a los restaurantes comprometidos con el consumo local, garantizas que sabrás de dónde viene la comida y cómo se produce, además del apoyo directo a la economía de tu localidad.

Ecodieta

La industria alimenticia produce contaminación que no producen los agricultores locales, como el exceso de consumo de agua, la infertilidad de la tierra, CO2 expulsado por el traslado de los alimentos en aviones, barcos y camiones; y en algunos casos hasta la violación de derechos humanos de los jornaleros, con salarios miserables y jornadas laborales exhaustivas.

En verdad la ecodieta es algo muy sencillo, sólo tienes que empezar a identificar a los productores locales, recuerda que estarás matando tres pájaros de un tiro, cuidando tu salud, tu economía y al medio ambiente.

Leave your vote

100 points
Upvote Downvote

Comments

0 comments