Electrofitness: electroestimulación en el entrenamiento

En la actualidad se está empezando a incorporar a los entrenamientos de algún deportista una nueva técnica: la electroestimulación neuromuscular (EENM).

Como cualquier método de entrenamiento hay el riesgo de no medir bien la cargas, la frecuencia de los entrenamientos, los descansos entre sesiones, entre grupos musculares, etc. Por ello, en este artículo de aproximación a la electroestimulación, te enseñaremos una guía para que conozcas perfectamente los diferentes parámetros y sepas interpretar qué estás trabajando en cada momento.

Esta técnica se empezó a utilizar como método de entrenamiento en la antigua Unión Soviética. En la década de 1960, en la Academia de las Ciencias del Deporte de Moscú, bajo la dirección del profesor Kotz, la EENM dio a éste una gran popularidad entre sus deportistas. Los resultados fueron muy esperanzadores, a veces incluso demasiado espectaculares… 

El deportista de alto rendimiento fue el primero en emplearlo pero hoy en día estos aparatos están al alcance de cualquier persona que desee adquirirlo.

¿Cómo funcionan?

Pues bien, el electroestimulador es un dispositivo diseñado para reclutar fibras musculares mediante impulsos eléctricos de un modo involuntario. Cuando nosotros hacemos una contracción de forma voluntaria, el cerebro emite una orden, el sistema nervioso central envía un impulso eléctrico al músculo y éste se contrae. Estos aparatos crean el impulso eléctrico haciendo lo mismo que hace el cerebro. Lo que hace este dispositivo por tanto, es provocar una contracción muscular sin que se haya producido una orden previa del sistema nervioso central. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.