El alcohol en la dieta

Si quieres perder unos kilos, prueba a prescindir de las «copas» una temporada. Si estás pensando en elaborar un menú semanal que te ayude a perder grasa corporal para sacar más partido a tu entreno, es importante no olvidar el aporte calórico que pueden suponer esas bebidas de consumo habitual, especialmente los fines de semana.

La cerveza del aperitivo, el vino en la comida o los combinados propios de las salidas nocturnas pueden convertirse en tu peor enemigo. Afirmar que el alcohol engorda, admite pocas discusiones, aunque hay que matizar que, como ocurre con casi todo lo que ingieres, el secreto está en la moderación, en un consumo razonable (si quieres), que no suponga un fuerte desequilibrio en tu dieta.

La mayoría de las bebidas alcohólicas aportan únicamente las llamadas calorías «vacías», es decir, el alcohol no contiene nutrientes como las vitaminas, aminoácidos o minerales. Se trata sólo de calorías «huecas» que el organismo utiliza en primer lugar cuando necesita energía, antes que recurrir a las grasas acumuladas. Te ahí la importancia de limitarlas (o eliminarlas) si estás en un periodo en el que buscas adelgazar y en el que lo que te interesa es que tu cuerpo movilice las grasas que ya tiene ( y tapan tus músculos).

Deja un comentario