Llega alto en el baloncesto

El baloncesto es un deporte muy completo que requiere de un buen número de aptitudes físicas y mentales en su práctica. Velocidad, fuerza, potencia, capacidad de concentración, puntería, sincronización de movimientos y coordinación, son solo algunas de las cualidades que debe tener un buen jugador de básquet.

Si practicas baloncesto, te presentamos una serie de ejercicios que puedes hacer para rendir al máximo en este deporte:

  • Entrena tus reflejos jugando a tocar los hombros de tu compañero: Se trata de un ejercicio de calentamiento. Se puede considerar una variante del famoso «pilla-pilla» al que todos los niños han jugado alguna vez. Sitúate en frente de un compañero, el objetivo es tocar uno de sus hombros con cualquiera de tus manos, a su vez, el compañero tiene que evitar que le toques el hombro, moviéndose hacia los lados, esquivando, agachándose, saltando hacia atrás, pero sin darte la espalda o salir corriendo. Una vez que hayas tocado el hombro a tu compañero se invierten los papeles y serás tú quien deba evitar que toquen tu hombro. Es un ejercicio muy divertido para empezar cualquier entrenamiento en grupo, y una buena actividad para desarrollar los reflejos.
  • Aumenta tu fuerza con un balón medicinal: Trabaja tus brazos con un balón medicinal. Hay balones medicinales de varios pesos. Trabaja con un peso con el que tengas que hacer un esfuerzo extra, pero con el que, a la vez, te sientas cómodo. La diferencia entre el peso de un balón medicinal y el peso de una pelota de baloncesto estándar es considerable, por lo que tendrás que esforzarte mucho más en hacer los lanzamientos, esto contribuirá a que desarrolles más tu potencia en el pase. Haz la prueba, seguro que cuando lances de nuevo con un balón normal te dará la sensación de que pesa menos. Puedes hacer este ejercicio trabajando solo o acompañado:
      • Si trabajas solo: Tira  el balón contra una pared y recógelo en el rebote sin que se caiga al suelo. Lanza y recoge varias veces hasta que notes el cansancio en tus brazos. Cuando estés muy cansado para y deja un tiempo de reposo hasta recuperarte. Cuando estés recuperado vuelve a empezar con los tiros contra pared.
      • Si trabajas acompañado: Repite todos los pasos anteriores lanzando el balón a tu compañero y esperando a que te lo devuelva.

  • Entrena tu puntería: No falles ni un tiro a canasta ejercitando al máximo tu puntería. Prueba a tirar desde todos los ángulos de la cancha. Practica también desde diferentes distancias. Empieza tirando en pausa y cuando tengas dominados los tiros estáticos, pasa a lanzar en movimiento. ¿Eres ya todo un experto y no fallas ni una?, te proponemos que lances sin mirar el aro.
  • Aumenta la velocidad: La velocidad es fundamental en el baloncesto, sobre todo en el contraataque. Este ejercicio es muy común pero ayuda a desarrollar la velocidad. Desde el principio de tu área, corre hacia el área contraria botando el balón y moviéndote lo más rápido posible. Procura mantener todo el tiempo el control sobre la pelota y no hacer pasos. Cuando llegues a la cancha contraria intenta encestar sin hacer pausa para lanzar el balón. De este ejercicio se pueden hacer multitud de variantes: pueden intervenir compañeros que hagan de rivales tratando de frenarte el paso, o para en seco y trata de encestar desde la zona de triple.
  • Haz pesas para fortalecer tus piernas: En baloncesto es muy importante tener unas piernas fuertes que te ayuden, no solo a correr más rápido, sino también a saltar más alto. El trabajo con pesas puede ser de gran ayuda para conseguir esto. Haz series con poco peso y muchas repeticiones.

Deja un comentario