Aceites esenciales para la recuperación post-entrenamiento de músculos y articulaciones

Los músculos y las articulaciones forman parte del aparato locomotor, que nos permite realizar diferentes movimientos para interactuar con el mundo exterior. En ciertas situaciones, sobre todo en caso de entrenamiento excesivo, se producen lesiones, como un esguince, un calambre muscular o una fractura; en otras, su desgaste degenera en patologías como la artrosis u otras patologías reumáticas.

El síntoma común de todas estas patologías es el dolor, para el cual existen múltiples soluciones en aromaterapia científica. Efectivamente existen aceites esenciales analgésicos que poseen una especial afinidad por el tejido muscular y articular. Si decidiéramos tomarlos por vía oral (lo habitual para los antiinflamatorios convencionales), tendríamos que esperar a que llegaran al intestino, se absorbieran, se metabolizaran en el hígado, pasaran a la sangre y, ahora sí, alcanzaran el aparato locomotor. Es decir, un camino demasiado largo que retrasa la acción terapéutica y deriva en múltiples efectos indeseados.

Ventajas de la vía tópica

Por este motivo su aplicación se hace siempre por vía tópica, puesto que es la forma más rápida y fácil de que lleguen al tejido dolorido. No hay que olvidar que los aceites esenciales atraviesan rápidamente la piel, llegando a pasar a la circulación sanguínea.

Deja un comentario