Prueba del BMW i8

0
672

La energía necesaria para la conducción puramente eléctrica proviene de una batería de ión-litio refrigerada por líquido y puede recargarse en cualquier toma de corriente doméstica común, así como en una BMW i Wallbox o en una estación pública de recarga.

Si se conecta a una toma de corriente doméstica, el acumulador se recarga completamente en menos de tres horas. Si está conectado a una BMW i Wallbox, la operación de recarga dura menos de dos horas. El motor de combustión tiene una potencia máxima de 231 CV y 320 Nm de par motor.

PGK7166-1024x681

La potencia específica es de 154 CV por 1.000 cc, la más alta de un motor de BMW. El consumo promedio homologado del BMW i8 es de 2,4 litros cada 100 km, mientras que el valor de CO2 no llega siquiera a 59 gramos.

El motor eléctrico síncrono está desarrollado y producido por la propia BMW y es el mismo que lleva el BMW i3 (prueba) pero con menos potencia. Tiene 131 CV y entrega un par motor de 250 Nm desde el mismo momento en que se pone en marcha.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.