Mentalidad de un cuerpo 10

Y somos tan egocéntricos que al entrar en un restaurante creemos que todo el mundo se está fijando en ese flequillo que te has peinado hoy a todo correr porque tu pareja te estaba metiendo prisa. Sólo tú te das cuenta de tus imperfecciones porque ocupas casi todo tu tiempo en prestarte atención, sin embargo, nadie está tan loco como para considerarte el centro del universo (excepto tú mismo claro).

Somos egoístas y egocéntricos por naturaleza. Sin embargo, también tenemos ese don para relativizar y apoyarnos en el humor cuando las cosas no nos van del todo como esperábamos. Entrena tu felicidad y despreocúpate de tus miedos. No eres el centro del universo pero tienes ese algo que hoy te hace diferente.

Ya que ocupas tu mayor parte del tiempo en pensar en ti y en mirarte, al menos, aprende a decirte cosas positivas. Nadie podría convivir con alguien que se pasa la mayor parte del día criticándole o gritándole. Y en la mayor parte de nuestra vida, nadie nos grita ni nos machaca tanto como nosotros mismos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.