La conducción automática

El revolucionario avance corresponde a las capacidades tecnológicas y de ingeniería de la empresa alemana Bosch, que confirmó que la nueva creación se encuentra en pleno desarrollo.

La técnica de conducción automática se basará en el control del coche y su maniobrabilidad mediante un sistema que funcionará como asistente de mantenimiento. Dicho asistente será el encargado de asegurar la estabilidad del coche durante su circulación dentro de un carril. Además, los sensores de radar y de vídeo proporcionarán al conductor y al “cerebro inteligente” del propio vehículo, datos sobre el entorno de conducción.

La prestigiosa Bosch, ha puesto en marcha un programa de pruebas de conducción automática en carretera y con tráfico real. La finalidad de las mismas es medir y mejorar las funciones de los sistemas, sobre todo con  desarrollos como el piloto automático en situaciones de atascos.

La importancia otorgada por la compañía a las pruebas, con el fin de no dejar ningún cabo suelto, hace que éstas se compongan de varias fases. La primera consiste en la conducción automática por autopistas, favorable por no tener tránsito en sentido contrario y no contar con trasiego de peatones.

Deja un comentario