La ley antitabaco reduce un 90% las toxinas en los bares


Hemos oído a fumadores maldecir una y mil veces la ley antitabaco, pero lo cierto es que sus beneficios van más allá de que la ropa no huela a humo. Dos informes avalan una reducción de un 90% en las sustancias tóxicas presentes en los bares desde la entrada en vigor de la ley.

 

El primero corresponde a un experimento en una cafetería de Barcelona, en la cual se analizó la calidad del aire antes y después de la ley antitabaco. Científicos del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA, CSIC) constataron que, cuando se podía fumar, había elevadas concentraciones de benzopireno y cadmio, conocidos por sus efectos tóxicos y cancerígenos.

 

También se encontraron altos valores de partículas ultrafinas, las más peligrosas para la salud, que rondaron los 50.000 por cm3. Esto significa cuatro veces más de lo habitual en la atmósfera barcelonesa.

 

«El beneficio de la ley es sustancial a efectos de composición química, con reducciones de un 90% en los componentes más críticos desde el punto de vista toxicológico», concluía Jorge Pey, autor del estudio. Una cifra exacta a la del informe de evaluación del impacto de esta ley sobre la salud pública, elaborado por el Ministerio de Sanidad.

Deja un comentario