Así es el kabe-don: la fantasía erótica femenina de moda importada de Japón

Hace un par de años, un manga puso de actualidad esta posición del hombre y la mujer. Desde entonces ha aparecido en decenas de anuncios, películas, series y publicidad.

Es una imagen que todos hemos visto en algún momento sin sospechar que tenía un nombre (mucho menos japonés). La mujer está de pie, apoyada en una pared. El hombre, frente a ella, se apoya con una mano (o dos) en la pared mientas le susurra algo. Hay en esta disposición una mezcla de intimidad y acoso, habida cuenta que, en muchos casos, el hombre es más alto que la mujer y su posición impide que esta pueda escapar. Sin embargo, el último par de años se ha convertido también en un habitual ‘tropo’ más o menos erótico, especialmente en el manga y el anime ‘shojo’, es decir, el destinado a mujeres.

‘Kabe-don’ (壁ドン) es el nombre que recibe dicha disposición, y procede de ‘kabe’ (‘muro’) y ‘don’ (el sonido de un golpe). Suena agresivo, pero en la mayor parte de ocasiones, este término aparece asociado a una inocente representación erótica. La página española ‘Japonismo’, señala que “aunque nos pueda parecer que el ‘kabe-don’ es un momento agresivo, nunca es visto así por las lectoras y espectadoras de estas historias, más bien al contrario”. ¿Por qué? La autora señala que “es un momento de gran tensión (sexual) que provoca muchos nervios y mucha emoción: el chico controla la situación, tiene hasta una pose de ‘aquí mando yo’ y puede besar a la chica en cualquier momento si así lo desea, y eso justamente provoca excitación entre el público femenino”. 

Anuncios

Deja un comentario