Relájate: los demás duran menos en la cama de lo que dicen

Todos hemos oído en algún momento de nuestra vida historias de cariz legendario sobre inacabables sesiones de sexo que duran horas, una noche entera, un día sin parar, un fin de semana completo dándole. Algunas de ellas tienen como protagonistas a famosos –por lo general, sexo tántrico mediante–, pero otras han salido de boca de nuestros allegados. Es una carta de presentación bastante fantasma (y rancia): “Mirad qué bueno soy…”

Nuestra respuesta suele ser compararnos y, por lo general, salir perdiendo. Es uno de los casos en los que el césped está siempre más verde en la casa del vecino. Pero no debemos preocuparnos: no solo la gente tiende a adornarse en este tema, sino que incluso en los casos en los que pretende ser sincera, es muy probable que esté sobrevalorándose. La mayoría de encuestas muestran que la duración media se encuentra muy por debajo de la marca de la media hora, así que menos lobos.

Deja un comentario