Gimnasio inteligente

¿Sabías que cada vez que tienes un pensamiento elaboras una sustancia química determinada? Si tienes pensamientos de sociabilidad, de poder o de felicidad en unos instantes fabricas sustancias químicas que te hacen sentir sociable, poderoso o feliz.

[pullquote]Cada vez que te criticas, lo único que consigues es especializarte en la materia del “no me gusto”[/pullquote]En otras palabras, ese “run-run” mental activa una serie de circuitos neuronales  y el cerebro envía sustancias químicas que inducen a nuestro cuerpo a sentir lo que pensamos. Si tienes pensamientos pesimistas, desconfiados, o de preocupación ¿Qué sucede en unos momentos? Empiezas a sentirte negativo, desconfiado o preocupado.

Pero un día dices: «Ya está bien, se acabó. ¡El lunes me pongo a dieta! Proclamo a toda la humanidad que se acabaron las pastas con el café, los dulces de por la tarde y los vinos de los fines de semana. Esto no puede seguir así, ¡me apuntaré al gimnasio con Juan y saldré a correr con Luis! Qué envidia Luis… que cuerpazo tiene el chaval…»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.