Fortalece tu espalda

La espalda es la estructura que mantiene tu cuerpo erguido y en equilibrio. Gracias a su musculatura podemos mantenernos de pie con la cabeza bien alta. Está bien que te preocupes por tener unos brazos fuertes y un abdomen definido, pero una espalda tonificada te mejorará la salud postural y el bienestar físico.

Te proponemos cuatro consejos para que ensanches y fortalezcas tu espalda:

  1. Juega en el gimnasio. Es decir, varía de ejercicios, cambia de rutina y el número de repeticiones. Si eres principiante coge menos peso y haz más repeticiones -3 series de 15 repeticiones -. A medida que vayas creciendo disminuye el número de repeticiones y aumenta el peso -3 series de  6 a 8 repeticiones -.
  2. Combina. Compagina el entrenamiento de espalda con otro grupo muscular pequeño como puede ser el tríceps o el bíceps. Intenta no juntar en una misma sesión músculos grandes porque requerirás un aporte mayor de energía.
  3. Domina la espalda. ¡Dominada! Es el ejercicio más potente para fortalecer la musculatura posterior del tronco. Si eres novato empieza por máquinas estáticas como polea tras nuca o polea al pecho. Poco a poco irás progresando y cogiendo masa muscular. ¡Anímate a desarrollar tu espalda!
  4. ¡Sal del gimnasio! No tienes por qué encerrarte en el gimnasio para tener una espalda marcada. Ten la mente abierta y haz ejercicio al aire libre. Salir a nadar al mar o a la piscina te generará más endorfinas y estimularás, además de la espalda, muchos otros grupos musculares.

Una cintura estrecha con una espalda y hombros anchos resulta algo muy varonil y atractivo. Además una espalda débil y atrofiada será un punto crítico para fuertes molestias y dolores que te pueden apartar del ejercicio o del trabajo.

Deja un comentario