El pescado azul

Sano, sabroso y de fácil digestión, es una opción perfecta para la cena. Sardinas, salmón, atún, caballa, pez espada… son algunas de las especies de pescado azul fáciles de encontrar y consumir en cualquier época del año.

Son muchos los beneficios saludables que aporta al organismo y no debe faltar en una dieta equilibrada. El pescado azul es una de las fuentes de proteínas más importantes que tienes a tu alcance, y, además, sus proteínas son de alta calidad, capaces de proporcionarte todos los aminoácidos esenciales para que tu cuerpo cuente con los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

Según las distintas especies, es rico en vitaminas A, D, E y B1 y en su composición destacan también minerales como el hierro, el zinc, el sodio o el yodo.

Su consumo habitual, dos o tres veces en semana, es una excelente manera de prevenir la hipertensión y de ayudar a mantener tu corazón y tus arterias en buen estado. El «secreto» del pescado azul es su contenido en grasas insaturadas, especialmente en ácido Omega 3, esencial para controlar los niveles de colesterol.

Deja un comentario