Si no te estás echando perfume según estos 5 consejos, lo estás haciendo mal

¿Te perfumas por la mañana y al cabo de unas horas el olor no se percibe con la misma intensidad? No, no es que tengas el olfato atrofiado. Posiblemente la forma en que te lo aplicas no es la correcta

Aunque hay que tener en cuenta nuestra propia percepción —nos habituamos rápidamente a la fragancia que llevamos y acabamos no oliéndonos—, es cierto que no aplicar bien el perfume puede jugar en nuestra contra. No existen recetas milagrosas para alargar la duración del aroma en la piel pero sí una serie de consejos para que al terminar una dura jornada de trabajo, deleitar a tus compañeros de vagón de metro no sea imposible.

profumo

1. En las zonas de pulso o sobre la ropa

Las zonas más acertadas a la hora de pulverizar la fragancia para que el olor perdure son el interior de las muñecas, detrás de las orejas, el cuello, en la zona del esternón y la cara interna de los codos. Según María del Águila, perfumista de Ravetllat Aromatics: “Esas son las zonas más cálidas del cuerpo, lo que favorecerá la evaporación del perfume poco a poco”. Judit Vizuete, perfumista de Esencias Moles, nos da otra alternativa: “Nosotros recomendamos rociarlas sobre la ropa, ya que al ser su composición mayoritariamente alcohol puede llegar a resecar según en que zonas se aplique”. Hay que pulverizar las prendas dejando que una bruma las rocíe a una distancia de al menos 20 centímetros, teniendo cuidado ya que algunas fragancias tienen componentes que pueden mancharla, sobre todo si tienen base oleosa.

Anuncios

Deja un comentario