La intolerancia alimentaria

¿Sabías que determinadas dolencias pueden estar relacionadas con el rechazo a un alimento? No se trata exactamente de una alergia porque la intolerancia alimentaria no provoca una reacción inmediata en el organismo y resulta, por tanto, más difícil de detectar.

Los huevos, la leche y sus derivados, los cereales, la fruta fresca o los frutos secos son alimentos saludables que determinadas personas no digieren bien, en su conjunto o parcialmente (no toleran alguno de sus componentes). Cuando la digestión y la asimilación de nutrientes no se realiza de manera adecuada se habla de intolerancia alimentaria.

Las causas del problema son diversas, sobre todo genéticas y metabólicas y las consecuencias también varían de un individuo a otro. Molestias gastrointestinales, eccemas o erupciones cutáneas, dolores musculares y problemas relacionados con las articulaciones, e incluso síntomas de ansiedad pueden ser la forma en la que nuestro organismo manifieste una reacción adversa provocada por un alimento concreto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.