Puntos débiles

¡Hola hombresmodernos! ¿Qué tal han ido las vacaciones? No sé para que pregunto, estas cosas siempre van bien. Lo duro es lo que viene ahora, con su depresión post-vacacional y su vuelta a la ciudad, al trabajo, a la lechuga y al gimnasio. Pero bueno, aquí estoy yo otra vez para levantar esos ánimos y hacer un poquito más amena la rutina.

[pullquote]Un punto débil es aquella persona que, pasan 364 días sin verla y sigues con tu vida felicísima de la muerte, pero que la ves al 365 y todo se desmorona a tu alrededor[/pullquote]

Esta historia comienza con una servidora disfrutando de un típico día nublado de agosto. Un día de esos en los que te quedas sin playa y empiezas a tirarte de los pelos sin saber qué hacer. Y como el tiempo no acompaña, en tu cabeza no cabe plan mejor que quedarte traspuesta en el sofá y dedicarte a hacer zapping como una posesa.

Deja un comentario