Prueba del Mazda 3 Sedan

El Mazda 3 Sedan es una de las berlinas derivadas de un compacto más logradas y efectivas. Este tipo de coches suelen tener el maletero añadido de mala manera, como pegado a última hora, y este Mazda 3 Sedan parece estar diseñado incluso antes que el hatchback. Prueba del Mazda 3 Sedan 2.2 Luxury de 150 CV y cambio manual.

Conducir este Mazda 3 Sedan es una experiencia muy interesante. Durante más de 700 kilómetros hemos podido darnos cuenta de las bondades, virtudes y escasos defectos de un vehículo que sorprende por su capacidad para hacer casi lo mismo que las berlinas más grandes pero con un precio de adquisición menor y un consumo más que ajustado, a pesar de contar con nada menos que 150 caballos.

A nivel estético, como decíamos al principio, es muy difícil, por no decir imposible, ver una berlina derivada de un compacto que no falte al respeto a los criterios más básicos de la estética y el diseño automovilístico. Sin embargo, este Mazda 3 Sedan es fantástico en este apartado, con una cantidad de detalles estéticos y soluciones modernas que hacen de este coche un rara avis en toda regla. De hecho, es muy difícil, incluso a media distancia, distinguir el modelo superior, el Mazda 6, de este que hemos probado. La figura, la silueta, la forma de la parrilla y los grupos ópticos, tanto delante como detrás, son muy similares, aunque bien es cierto que el 6 tiene una planta espectacular y está mucho más estilizado, con un capó aún más grande.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.