Errores y aciertos en el sexo

[nextpage title=»INTRO» ]

Echar un polvo tras la primera cena, salida o café en el Starbucks. ¿Por qué debería ser algo malo? No lo es pero tampoco bueno si no se establecen unas normas.

Depende de la situación, del objetivo y por supuesto de las dos personas que el encuentro salga a pedir de boca.

Hasta ahora, el pensamiento colectivo de una sociedad machista tachaba de facilona a la mujer que lo daba todo desde el primer momento.

Poco a poco la realidad va cambiando y el colectivo femenino tiene que aguantar cada vez menos el «qué dirán» si su primer encuentro acaba entre las sábanas de una cama.

Depende de muchos factores, entre ellos el entorno y la edad de los sujetos, para señalar con el dedo a quién vive su sexualidad de forma libre.

A pesar de ello, queda mucho por hacer pero la discreción es algo que ayuda bastante a salir del paso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.