Mi traje ideal

Conforme ven el traje, tratan al paje. Qué gran verdad. Muchas veces creemos que tan sólo el hecho de llevar un traje nos va a dotar de plena elegancia. Error absoluto.

Sí que es cierto que el traje es un elemento que puede favorecer mucho al hombre, pero no todo vale.  Hay quien se pone uno y pasa inadvertido. En este caso, no es el traje adecuado, seguro.

Un traje debe realzar nuestra silueta y dotarnos de cierto aire de distinción. Por esto debemos tratar de que se adapte perfectamente a nuestra figura y talla. No es algo que podamos comprar a la ligera. Todo detalle cuenta.

Lo fundamental es evitar que nos quede demasiado estrecho o demasiado ancho. A partir de ahí valoramos otros puntos como las mangas, los hombros, los bajos del pantalón, la camisa, la corbata. Si tenemos en cuenta estas cuestiones, el éxito está asegurado.

 

Deja un comentario