Planes perrunos

Tu perro es tu mejor amigo y como buen colega te lo quieres llevar de cañas y tapas. Pero en cuanto vais a entrar en un bar, el camarero de turno señala el maldito cartel rojo y blanco y te dice: “Lo siento, perros no”. Lo dejas atado fuera y te sientas lo más cerca posible del cristal. Mientras le das un sorbo a tu caña, él te mira con cara de pena. Y a ti se te parte el alma.

Tranquilo, ya no tienes que volver a pasarlo mal. Los locales pet friendly cada vez están más de moda. En hm te proponemos una guía de lugares chic donde comer, tomar algo o alojarte con tu perro es posible.

El desayuno es la comida más importante del día, imprescindible para coger la fuerza que necesitas por la mañana. Y como las mañanas no suelen ser muy agradables, nada como salir a desayunar con tu perro para que afrontes el día con mejor humor. En Olivia te cuida (Santa Teresa 8, Madrid), los canes son bienvenidos y los dueños bien tratados. Es un local pequeño y precioso, donde zumos y mermeladas son naturales y la comida casera y deliciosa.

En Valencia, La Boba y el Gato Rancio (Cuba, 59) es conocido como ‘El bar de los perros’, un lugar de encuentro tras el paseo matutino por el parque. Muffins caseros espectaculares y mucha alegría y buen ambiente.

Y en pleno centro de Barcelona, El Colectivo (Pintor Fortuny, 22) es un lugar apacible y luminoso, donde podrás desayunar admirando algunas de las exposiciones que organizan. Tartas caseras, quiches y cafés servidos con gran simpatía en un lugar donde tu perro será más que bienvenido.

Media tarde, quedas con tus amigos para tomar algo, pero no quieres dejar a tu perro solo en casa. ¿Solución? ¡Llévatelo de tapas! Si vives en Barcelona puedes ir al Cosmo, (Enric Granados 3), un lugar fabuloso porque es a la vez café y galería de arte. Puedes sentarte a picar algo o disfrutar de un gin tonic mientras descubres nuevos artistas. Un espacio amplio y chic que a tu perro también le encantará.

En Madrid, el María Bonita Taco Bar (San Hermenegildo, 15) es un mexicano colorido y divertido, en el que además de la sabrosa comida casera, podrás degustar unos cócteles exquisitos. Además de agua y mimos, a los canes que lo visitan también les puede caer alguna tapita.

Otro de los referentes perrunos de la capital es Motha, que obsequia a sus perros asiduos con un cuenco de chuches. Un sitio encantador, de los que te hacen sentir como en casa, donde comer ensaladas, bagels o sándwiches espectaculares. ¡Tiene fans a patadas!

Y si pretendes llevarte a tu perro a una escapada, podéis alojaros en alguno de estos hoteles más que recomendables. Mas Torrencito, en plena Costa Brava (Carretera de Bàscara a Esponella, Parets De Ampurdá), es una masía del siglo XV con piscina y rodeada de naturaleza. Los dueños son encantadores, además de súper perrunos, y es muy fácil sentirse como en casa.

El Hotel Convento La Parra (Santa María 16, La Parra), es un lugar ideal para desconectar. De hecho, no puedes alojarte con niños menores de 12 años, pero sí admiten canes pequeños o medianos. Situado en un antiguo convento del 1673, es paz, minimalismo, harmonía y líneas puras y blancas. Su restaurante y su piscina merecen mención aparte.

Anuncios

Deja un comentario