Los pies no son sexys

Las zonas erógenas han sido puestas a examen por un grupo de neurocientíficos. ¿El resultado? Un empate entre labios y órganos genitales en la parte alta de la clasificación y un sorprendente último puesto para los pies.

El considerado como el «primer estudio sistemático de la magnitud de las sensaciones eróticas en varias partes del cuerpo«, es un proyecto conjunto entre dos universidades británicas y otra sudafricana. En él participaron 800 personas a las que se pidió que ordenaran 41 zonas corporales de mayor a menor según su intensidad erógena.

La mayor sorpresa para los científicos fue la bajísima puntuación que obtuvieron los pies, algo que pone en duda la tesis del doctor Vdilayanur Ramachandran. Este neurólogo indio afirmaba que el atractivo de los pies es debido a que sus sensores son vecinos a los de los genitales en la corteza cerebral. Según Oliver Turnbull, profesor de la Escuela de Psicología de la Universidad de Bangor y director del estudio, el doctor Ramachandran habría podido confundir un fetiche atractivo a la vista con una zona erógena que excita al tacto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.