Los perros tristes también mueven el rabo


Que un perro mueva la cola no significa que esté contento. Al menos, no siempre. Según un estudio, fruto de la colaboración entre las Universidades de Trento y Bari (Italia), las emociones que comunican los canes son diferentes según el lado hacia el que balanceen el rabo.

 

Los científicos han descubierto que los perros tienen, al igual que los seres humanos, una organización asimétrica del cerebro, en la cual derecha e izquierda juegan roles diferentes. Para llegar a esta afirmación, los investigadores estudiaron las reacciones de distintos canes tras mostrarles vídeos de otros perros moviendo la cola.

 

De esta manera, observaron que cuando los animales grabados inclinaban el rabo hacia la izquierda, los perros examinados sufrían ansiedad y un incremento de su ritmo cardíaco. Por el contrario, cuando lo decantaban hacia la derecha, la respuesta era mucho más relajada.

 

Para Giorgio Vallortigara, el director del estudio, «esto no quiere decir que los perros así se comuniquen de una manera intencional o que perciban conscientemente un mensaje. Es más probable que se trate de una activación mecánica debida a las diversas estimulaciones inducidas por los dos hemisferios del cerebro.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.