Cómo hacer que ella te deje

Ésta es la versión masculina de Cómo perder a un chico en 10 días. Pongámonos en situación: tienes pareja estable, no quieres llegar a más, pero pretendes que sea ella la que diga basta.

[pullquote]Dependerá de la paciencia de tu chica el tiempo que aguanta sin dejarte[/pullquote]Las razones por las que quieres que te deje ella son infinitas: por culpa de un artículo (como en la película), por no atreverte a decirle la verdad, o incluso hasta por una apuesta con los colegas. Aquí no importan los motivos, allá cada uno con su conciencia.

Pero para que no te salga el tiro por la culata deberás seguir una serie de pasos. Dependerá de la paciencia de tu chica el tiempo que aguanta sin dejarte.

  • Sé un auténtico desastre. ¿Qué es lo que más odia una mujer en la convivencia? Uno, que no bajes la tapa del wáter. Dos, que te dejes calzoncillos y calcetines tirados por el suelo. Tres, (y ya si quieres quedar como un verdadero guarro) que no tires de la cadena. También ayudará que apiles cartas y recibos por toda la casa y que tu ropa se acumule y acumule en la silla de la habitación. ¡El desorden será tu mayor aliado en esta misión!
  • Subraya tus defectos. Asúmelo, hay ciertas cosas de ti que ella maldice y solo soporta por amor. Ahora es el momento de que las explotes al máximo, hasta que se conviertan en una bomba de relojería y ella acabe por decir que no puede más. Al mismo tiempo que exageras tus defectos, también debes hacerlo con sus mayores virtudes, y así hacerle comprender que se merece algo mejor que un hombre como tú.
  • Di que siempre tienes trabajo. La típica frase que ella relacionará ipso facto con cuernos es la de que tienes que quedarte hasta tarde en la oficina. Sustitúyela de vez en cuando por «hoy he quedado para ver el partido» o «es que esta noche tengo clase de esgrima» y voilà, ruptura a la vista. No vuelvas oliendo a colonia de mujer o con unas bragas de encaje en el bolsillo, que tampoco es plan de pasarse.
  • Piropea a otras mujeres. Habla de lo buena que era tu ex en la cama y compara las croquetas de tu madre con las ensaladas que te prepara ella. Declara abiertamente que te pone el tipazo de sus amigas y mírale el culo a toda aquella que pase por vuestro lado. Cada elogio le sentará como una patada en la espinilla. 
  • Deja de ser educado con sus padres. Tu suegro siempre te ha impuesto un respeto especial, por aquello de que si le caes mal es capaz de cortarte los huevos. Empieza a tratar a sus padres como si estuvieras hablando con tus colegas, di las mayores burradas que se te ocurran, y suéltales todo lo malo que pienses de ellos. Pero con humor, siempre con humor. No vaya a ser que te los corten de verdad.
  • Pídele algo raro durante el sexo. Esto es ya para las mentes más malvadas, o para conseguir echar de tu vida a esa que no se ofende con nada. Tú sabes mejor que nadie qué es lo que le gusta hacer en la cama y qué no. Qué es lo que odia y qué le da profundo asco. Insiste e insiste, hasta que no pueda más. Sí, es muy mezquino, pero no hay truco más eficaz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.