¡Feliz Amor Nuevo!

El 2015 llega a su fin y toca hacer balance de lo más destacado del año. Según el fiabilísimo indicador de felicidad de Cristina y Los Stop (la canción de Salud, Dinero y Amor), mis últimos doce meses han sido un 66% estupendos y desastrosos en el 33% restante. No sé si tiene algo que ver lo de que pasara de la lencería roja en la última Nochevieja, pero lo cierto es que mi año amoroso ha rozado lo nefasto.

Resulta curioso cómo, siendo solamente tres variables, llega a ser tan difícil que todas se alineen a la vez. De joven anhelas el dinero, de viejo la salud y, cuando encuentras el equilibrio, siempre van sucediendo hechos que inclinan la balanza hacia un lado u otro.

A mí el 2015 me ha traído un buen puesto en la empresa y una salud de hierro para poder con él. Sin embargo, lo perfectas que me han ido las cosas en estos dos ámbitos ha conllevado, en cierta manera, que lo del amor haya sido otro tema completamente diferente.

Anuncios

Deja un comentario