Ética en el trabajo

Aunque parezca un concepto anticuado y para muchos, al que sólo apelan los “inocentes”, y para los más lacerantes, los “tontos”, los estudios e investigaciones relacionadas con el clima y el ambiente laboral, siguen señalando a la ética como uno de los pilares fundamentales para obtener todo tipo de beneficios, tanto personales como de resultados de negocio.

De hecho, está comprobado que las compañías que no apuestan por instaurar, desvelar, compartir, y mantener con firmeza unos determinados principios morales, ven más tarde o más temprano -y como si de una reprimenda se tratara-, cómo sus problemas con clientes y empleados se multiplican, se enrarecen, y se tornan muy difíciles de encauzar.

Aquel empresario o trabajador “listillo”, al que algunos consideran equivocadamente un ejemplo de sagacidad a seguir y copiar, no es más que un futuro desterrado en un sistema en el que casi siempre, aunque sea por obligación, termina premiando las conductas ejemplares, o por lo menos, las buenas y aceptables.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.