¿Yo hipster?

Cuántas ganas tenía de escribir este artículo y darle un poco de caña a una tribu urbana que últimamente está inundando las grandes ciudades: los hipsters. Siempre desde el análisis, nunca con intenciones críticas.

Lo mejor es que nadie puede ofenderse. Una de las principales características de un hipster es que no se lo considera, así que difícilmente pueda verse reflejado. Quede claro de primeras que defiendo e incluso comparto algunas actitudes hipster, pero hay otras que son bien merecedoras de una colleja. Así, sin más.

Antes de nada vamos a ponernos en antecedentes. El término hipster surgió ya en los años 40 para denominar a los seguidores del jazz, que intentaban imitar la vida de los músicos afroamericanos de la época. Se recuperó el término en los años 90 para referirse a los jóvenes amantes de lo alternativo.

Actualmente ha resurgido como corriente urbana y, aunque no se identifican como grupo underground, lo cierto es que cada vez son más. Y se les ve de lejos, no pueden disimularlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.