Errores de primera cita

¿Después de vuestro primer encuentro no te ha vuelto a decir nada? ¿Estás harto de un fracaso tras otro en tus primeras citas? Quizás es porque, sin darte cuenta, cometes alguno de estos errores, todos ellos muy comunes entre el género masculino. ¡Apúntatelos para la próxima!

  • Elegir un lugar erróneo. Nunca debe notarse que has escogido un sitio al azar. La planificación de la cita, o la falta de ella, es la primera señal de tu nivel de interés. No caigas en extremos: ni un restaurante de primera, ni un bar de barrio. Si no sabes de qué hablar con ella, olvídate de quedar para tomar un café o será la cita más incómoda de la historia. Un paseo puede convertirse en una gran opción, caminando aparecerán temas de conversación de la nada.
  • Hablar de tus ex. Ni se te ocurra o desmontarás todo lo bueno que hayas conseguido hasta aquel momento. Cuando sales por primera vez con una mujer, ella quiere ser el centro de atención y tener la ilusión de que no hay más mujeres en tu cabeza. Oír hablar de otras personas de género femenino (¡también tu madre!) seguramente la irritará.
  • Centrarte en el dinero. Muchos hombres intentan ostentar riqueza para causar buena impresión, pensando que las mujeres se sienten más atraídas por el lujo y el dinero que por la persona con la que salen. Obviamente, de estas mujeres, haberlas haylas, pero centrar el discurso en tu cuenta bancaria es un gran riesgo. Si tienes la suerte de encontrar una mujer a quien no le importe a qué te dediques o cuanto ganes, podrías ofenderla con tu comportamiento y conseguir que no quiera volver a verte. En el caso de encontrarte con alguna de esas a las que solo les importa el dinero, ¿quién te dice que está satisfecha con lo que está viendo?
  • Fingir ser otra persona. Relacionado con el punto anterior y otro error muy común en los hombres, es intentar mostrarse de una manera diferente de cómo se es. Por mucho que la impresiones en la primera cita, mostrándote como un ‘ganador’, si la cosa sigue adelante significará entrar en un bucle de mentiras. En los primeros encuentros, la sinceridad lo es todo, y aunque sí puede haber una cierta exageración, debes tener cuidado de no mentir sobre tu verdadera esencia. Este es un error que pagarás después, tarde o temprano.
  • Pensar en sexo. Sí, es difícil no dejar volar la mente durante la cita, se supone que si sales con una mujer es porque la encuentras fascinante y atractiva. Hacer visible tu deseo de acabar la noche en la cama, sin embargo, es un movimiento arriesgado que puede hacerte jugar un mal papel. Es muy probable que piense que lo único que quieres de ella es solo una noche de sexo.
  • Correr demasiado. No sólo debes ser cauto a la hora de mostrar tus ‘pensamientos impuros’. También debes serlo respecto al comportamiento en general que tengas durante todo el encuentro. El contacto físico debe ser construido a medida que crece la confianza, así que lo mejor es evitar un acercamiento excesivo desde el principio, y no dar la idea de querer correr demasiado. Según un estudio del Centro Interdisciplinario Herzliya de Israel, «un desconocido demasiado atento puede ser percibido por las mujeres como un desesperado».

Deja un comentario