in ,

Cómo mejorar tus erecciones

Aunque el gran debate suele ser alrededor del tamaño, conviene no olvidar que más allá de las dimensiones una erección consistente es clave para poder mantener unas relaciones sexuales satisfactorias. Y el secreto para ello no hay que buscarlo en fórmulas mágicas ni pastillas milagrosas sino, sencillamente, en seguir unos hábitos más saludables como los que te recomendamos a continuación.

1. Haz ejercicio. El vínculo entre hacer ejercicio y llevar una vida sexual más activa es incuestionable. Hacer deporte aumenta los niveles de testosterona y la potencia sexual. En este sentido, los ejercicios de kegel son especialmente beneficiosos. Además la actividad física reduce el estrés, uno de los peores enemigos de las erecciones.

2. Cuida tu alimentación. Unos cuantos cambios en tus hábitos a la hora de comer pueden marcar también la diferencia y aumentar tu libido. Para empezar, aléjate de la comida basura. Existen alimentos que por sus propiedades resultan especialmente recomendables, como los huevos, los frutos secos, los plátanos, los higos, la cebolla o el pimiento. Incluso el vino puede ayuda a calentar motores. En cantidades moderadas, claro.

3. Evita el alcohol y el tabaco. Lo que decíamos. Una cosa es tomar una copa de vino y otra muy distinta es abusar del alcohol. El consumo excesivo adormece el cuerpo y puede provocar a largo plazo varios tipos de disfunción eréctil. Y con el tabaco, tres cuartos de los mismo. Fumar perjudica la circulación sanguínea y hace disminuir la capacidad pulmonar, aspectos clave para un rendimiento sexual óptimo.

4. Elige bien las posiciones. No todas las posiciones son iguales e incluso su orden puede influir en nuestro rendimiento sexual. Procura calentar siempre con el sexo oral y empieza con posiciones como el perrito y el misionero, que si bien no son las más originales de tu repertorio, facilitan el flujo sanguíneo y ayudan a tener y mantener erecciones más fuertes.

5. No uses ropa ajustada. Procura evitar los pantalones demasiado ceñidos, el uso de calzoncillos demasiado ajustados o cualquier prenda que presione la zona genital mientras duermes. Hacerlo dificulta el flujo sanguíneo, especialmente en el área del pene. Procura llevar ropa interior suelta y de tejidos que garanticen una buena transpiración.

What do you think?

100 points
Upvote Downvote