El pollo

El pollo es un alimento que aporta una gran cantidad de nutrientes y beneficios al organismo. La carne de pollo es una importante fuente de  proteínas y de vitaminas del grupo B, además también tiene minerales como hierro, potasio y zinc.

El pollo se puede preparar de infinidad de formas y existen muchas recetas que tienen como bases principal la carne de esta ave. Pero debes ser cuidadoso en su modo de preparación, porque hay ciertas recetas que pueden hacer que el pollo pierda su condición de alimento sano.

  • Pollo rebozado: Una forma poco recomendable de preparar el pollo es rebozándolo. Piensa que, preparado de esta forma, además de los nutrientes que de por sí ya tiene este alimento se le suman todos los nutrientes adicionales que se encuentran en el propio rebozado. Para hacer un rebozado normalmente se necesita huevo y harina, elementos con los que se prepara  la masa que envuelve la carne. El huevo es una importante fuente de proteínas y grasas. Si la harina que utilizas es refinada, es decir harina blanca de mesa más común, también estamos añadiendo un importante aporte calórico en forma de carbohidratos compuestos. Además para preparar pollo rebozado hay  que freírlo en aceite. Con lo cual hemos convertido un alimento sano y bajo en grasas en una bomba calórica únicamente por presentarlo de esta manera.
  • Pollo a la plancha: Una forma sana de comer pollo es a la plancha. Su modo de preparación es muy sencillo, sólo hay que darle vuelta y vuelta sobre la plancha hasta que esté hecho. Es mejor preparar el pollo sin piel, pues ésta tiene bastante colesterol. Si a la pancha la carne te resulta algo seca, siempre puedes aderezarlo con unas gotas de limón y una pizca de sal.

Deja un comentario