El Infinity Q50

Los competidores japoneses para los infalibles modelos alemanes, como BMW o Mercedes, tienen una capacidad envidiable para hacerlo con una solvencia que asombra a propios y extraños.

Hasta ahora, el modelo más destacado destinado a hacerle sombra dentro de este segmento a los exponentes alemanes, era el Lexus, como representante exclusivo de Toyota. Pero desde este mes, una berlina deslumbrante llega preparada para arrasar con los gustos y pasiones de los nuevos cuatro puertas de alta gama: La Infiniti Q50, marca exclusiva de Nissan.

El nuevo Infiniti Q50 tiene la capacidad de combinar deportividad y máxima elegancia. Un diseño con sello propio, una mecánica que no flaquea, y la novedosa propulsión trasera son otras de sus virtudes.

Noviembre será el estreno de las dos versiones con que Infiniti se lanzará a conquistar lo que cree que le corresponde. Será una 2.2 Turbodiesel de 170 C.V, y una 3.5 Hybrid a gasolina, de 365 C.V.

Estéticamente, el Q50 incluye rasgos de gran atractivo, tales como un frontal agresivo y alargado, y una parrilla con malla de acero que define su llamativo rostro. Las notorias entradas de aire que van desde el parachoques delantero hasta el nervio lateral que recorre su carrocería, junto a las formas robustas de la zaga, definen una identidad potente, con prestancia y deportividad.

El interior del Q50 contiene una correspondencia directa con lo que exhibe por fuera. Elegancia y detalles sofisticados, acabados de calidad y tecnología, son el común denominador. Doble pantalla táctil en la consola central, asientos confortables con las funciones más avanzadas, y un maletero de 500 litros lo convierten en confortable y refinado.

En lo referente a las dos versiones, la Turbodiesel 2.2 tiene un cambio manual de seis marchas, alcanza los 231 km/h, y 4,4 de consumo medio, con un coste de 34.900 euros. La Turbodiesel con cambio automático de siete marchas tiene un coste de 37.700 euros y 4,8 litros. Mientras tanto, la versión Hybrid tiene un motor de 3.5 de gasolina, 364 C.V, caja automática de siete marchas y propulsión trasera (250 km/h y 53.900 euros).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.