El gazpacho

Es uno de los platos tradicionales más populares de la gastronomía española que, especialmente en verano, sienta de maravilla. La receta original del gazpacho admite mil variaciones pero todas guardan la esencia de la dieta mediterránea. Tomate, pimiento, cebolla, pepino… las hortalizas frescas son su principal ingrediente y como condimentos, un poco de sal, vinagre y el oro líquido, el aceite de oliva.

[pullquote]Son tantas sus virtudes que es una pena relegarlo únicamente a la época estival[/pullquote]El gazpacho es una «sopa» que se toma fría por lo que apetece más en los meses en los que el calor aprieta pero son tantas sus virtudes que es una pena relegarlo únicamente a la época estival. Un buen vaso de gazpacho casi podría sustituir sin problemas a una bebida isotónica por su capacidad para hidratar el organismo y aportarle vitaminas y sales minerales.

Los tomates maduros son la base para elaborar un gazpacho andaluz y ellos «solitos» ya aportan vitamina: A, C, B y minerales fundamentales en el deporte como el potasio y el manganeso. A ellos se unen el pepino, la cebolla y el pimiento formando un cóctel perfecto como reconstituyente natural tras una actividad física intensa.

Deja un comentario