El efecto rebote: qué es y por qué ocurre

Cuando nos marcamos el objetivo de perder peso, generalmente recurrimos a la fórmula clásica teórica, y verdadera claro está, que consiste en contar calorías ingeridas y calorías gastadas, es decir, centrarnos en nuestro metabolismo basal con un déficit calórico a través de una dieta hipocalórica.

Por supuesto que esta ecuación funciona y es la base por excelencia para controlar nuestro peso. El problema de este asunto comienza cuando dejamos de seguir este cálculo y a pesar de «no volver a pasarnos», controlando más o menos lo que comemos, el efecto rebote indeseado aparece, echando a perder lo que hemos conseguido y en ocasiones aún más. Aprende a solucionar el efecto rebote.

Todo no se basa en el conteo de calorías

Encontrar el equilibrio perfecto para nuestro cuerpo y controlar las calorías que comemos y cómo las gastamos, con ayuda del ejercicio, es perfecto; pero si lo que buscamos es perder peso: o tenemos una voluntad de hierro para el resto de nuestros días o debemos entender el cuerpo humano y sus reguladores biológicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.