Cómo trabajan los escritores

 

Truman Capote era el más supersticioso de todos. Escribía durante cuatro horas al día, nunca los viernes, y siempre trabajaba desde la cama. En su cenicero nunca podía haber más de tres colillas y era capaz de meterlas en sus bolsillos si estaba en casa de alguien.

Deja un comentario