Cómo mejorar tu inglés

El inglés se ha consolidado en las últimas décadas como la ‘lingua franca’ por excelencia para moverse en un mundo cada vez más globalizado. El ‘boom’ de la lengua de Shakespeare y David Beckham la ha convertido en imprescindible en cualquier currículum y ha provocado paradojas como que el idioma más utilizado por la Unión Europea sea precisamente el del país más euroescéptico.

Pero el inglés, debido sobre todo a la época de expansión colonial del Imperio británico, es un idioma que va más allá de sus fronteras naturales, y ya lo estudia más gente en el extranjero que en aquellos países en que es la lengua propia.

Pese al intento bienintencionado pero poco afortunado del Esperanto, lo cierto es que el inglés se ha convertido en el auténtico idioma universal, por lo que en hm te ofrecemos unos prácticos consejos para que lo perfecciones o te decidas a aprenderlo de una vez.

  • Aprender un idioma cuesta. El primer paso para aprender un idioma es tomar consciencia de que aprender una lengua, especialmente en la edad adulta, requiere un esfuerzo y una constancia considerables. Desconfía de los cursillos y academias que te prometen hablar inglés en un mes y mentalízate de que vas a tener que dedicarle muchas horas al asunto para empezar a ver resultados. Y si consideras que tu nivel de inglés ya es bastante bueno,  ten en cuenta que los idiomas se oxidan y que es conveniente ir refrescándolo siempre que tengas ocasión de ello.
  • Escuchar es clave. Durante años nuestro sistema educativo se ha centrado más en enseñar a leer y a escribir el inglés que en que aprendamos a hablar o a escuchar.  Es eso tan típico que dicen muchos de “si cuando lo leo lo entiendo, pero cuando lo pronuncian, no”. Las personas básicamente aprendemos los idiomas por imitación; primero hablamos y después aprendemos a leer y a escribir. Basta con darse cuenta de que un analfabeto puede expresarse perfectamente a nivel oral, aunque no sea capaz de leer y escribir. Por lo tanto afina la oreja desde el principio, porque escuchar y practicar a nivel oral es la mejor manera de absorber las estructuras gramaticales del idioma de manera natural y de hacerse con la correcta pronunciación de las palabras desde un buen comienzo. Porque se supone que queremos “hablar inglés” y no sólo “leer inglés”.
  •  Agobia a los nativos. Aprovecha para conversar en inglés con todo aquel nativo que conozcas. No hay mejor escuela para aprender el idioma a nivel coloquial, para saber cómo y qué expresiones realmente se utilizan y cuáles no. Fusila a base de “How do you say?” a esa colega de Londres o al amigo de unos amigos de Denver. Pídele también que no dude en corregirte los errores gramaticales, las traducciones literales o todo aquello que puedas pronunciar mal. Pero sé razonable también: muchos de los nativos que te vas a encontrar seguramente lo que querrán es practicar su castellano, por lo que lo ideal es ir alternando las dos lenguas para que uno aprenda del otro. Otra opción, aunque más cara, es que te busques a un profesor particular para hacer prácticas de conversación.

  • Viaja y lánzate. Actualmente te puedes mover en inglés por medio mundo. Aprovecha la magnífica oportunidad que supone viajar para practicarlo. No te limites al “Water, please” que le dirás a la azafata, la única frase que, por timidez, muchos se atreven a pronunciar en todo el viaje. Como en todas partes, en los países de habla inglesa te vas a encontrar con gente más comprensiva que te va a ayudar cuando te equivoques y también con gente maleducada e impertinente que no sabrá valorar tu esfuerzo para expresarte en una lengua que no es la tuya. No dejes que nadie te desanime o te frustre y mentalízate de que tú, a diferencia de estas personas, por lo menos eres capaz de intentar hablar un idioma extranjero.
  • Lee mucho. Y de todo. No te limites a los libros y atrévete con la prensa y las revistas de temas populares, puesto que suelen contener un lenguaje más vivo y coloquialismos que no acostumbran a encontrarse en la literatura “seria”. La lectura es una de las mejores formas de ir adquiriendo un vocabulario rico y completo. En este sentido, internet se ha convertido un gran aliado. Sin ir más lejos, se calcula que un 80% de la información que podemos encontrar en la red está en inglés. Además, ahora cuentas con páginas como wordreference.com, en que, además de usar sus diccionarios, puedes escuchar audios con la correcta pronunciación de las palabras y participar en interesantes foros para resolver tus dudas con hablantes nativos.
  • Pásate a la V.O. Uno de los motivos por los que en países como Suecia tienen un nivel tan alto de inglés es que no doblan las películas y las ven en su versión original. Pocos recursos son tan efectivos para mejorar tu inglés como escuchar hablar a los actores en su idioma en todo tipo de contextos y situaciones. Los DVD e internet nos ofrecen la posibilidad de visionar filmes y series en versión original subtitulada. Pero si tu nivel es lo suficientemente alto, es aconsejable que prescindas de los subtítulos para concentrarte mejor en entender el idioma directamente y sin ayudas. Aunque sería genial, en la vida real no podrás contar con ellos. Una buena forma de empezar es revisar series o películas que ya has visto antes en español para no perderte y saber cómo se dicen en inglés expresiones sobre las que tienes curiosidad o dudas.

Deja un comentario