Comida ‘trampa’, un respiro en tu dieta

Llamamos comida trampa a ese capricho que nos damos en forma de hamburguesa, pizza, chuletón o plato contundente de eso que tanto apetece tras unos días de dieta estricta.

[pullquote]Una comida trampa puede acelerar tu metabolismo tras unos días de dieta estricta[/pullquote]Hacer trampa en tu plan de mantenimiento o adelgazamiento no es malo y esta pequeña rebeldía alimenticia puede reportarte importantes beneficios e incluso ayudarte a progresar en tu objetivo de perder grasas.

¡Ojo! hablamos de romper la rutina de una dieta con una comida especial y no de «atracarte» durante todo un día y acabar al borde de la indigestión.

A nivel psicológico, esa comida, en la que «pasas» del índice glucémico y de las calorías, supone un sano ejercicio mental que te sentará muy bien y además te reportará una agradable sensación de saciedad, dándote «ánimos» para volver a tu plan nutricional habitual.

Los beneficios a nivel físico son aún más importantes. Un estricto plan de alimentación  puede alterar los niveles de determinadas hormonas como la testosterona y la leptina (responsable del apetito, de la sensación de hambre) y una comida trampa es una magnífica ayuda para recuperar los niveles correctos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.