El amor en el siglo XXI: estos son los cinco pilares del éxtasis

El sexo tántrico nos sigue sonando como algo excesivamente exótico para nuestras costumbres amatorias. Ya se sabe, algo que sólo los hippies o Sting hacen, y que no cuadra con nuestra educación sexual. Sin embargo, cada vez más expertos en dicha disciplina afirman que, aunque no haga falta llevar al extremo este tipo de enseñanzas –de la postergación infinita del orgasmo a la ausencia de penetración–, sí se pueden utilizar en nuestra vida sexual algunos de los principios que este tipo de práctica defiende. Sobre todo, lo que tiene que ver con la importancia de los sentidos y de la mente a la hora de llegar al orgasmo.

Una de las sexólogas que ha profundizado en mayor grado en este tipo de aplicaciones del sexo tántrico es Barbara Carrellas, autora de Urban Tantra: Sacred Sex for the Twenty-First Century (Celestial Arts), que retornó al mercado editorial el año pasado con el interesante Ecstasy Is Necessary: A Practical Guide (Hay House), en el que proporcionaba una serie de herramientas para mejorar nuestra vida sexual. Carrellas partía de la idea principal de que hemos gozado de una educación incorrecta en lo que se refiere al sexo. No necesariamente por las imposiciones religiosas o sociales, sino por la mera costumbre, que nos lleva a adoptar comportamientos que raramente cambiamos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.