Viaje a las profundidades marinas

Esta semana vamos a realizar un viaje a las profundidades marinas. Descenderemos a más de 4.000 metros de profundidad dentro de un pequeño submarino y veremos cómo se han adaptado los peces allí presentes a la falta de luz y a las presiones extremas. Nos encontramos inmersos en la zona que los oceanógrafos llaman zona abisal.

Los peces que aquí viven tienen los ojos muy grandes y sensibles para poder captar la poquísima luz que les llega de la superficie del mar, la cual es de color rojo. Nuestros ojos, a duras penas podrían captar la luz que llega a 50 metros.

El color también es importante, pues determinará que puedan camuflarse en la “oscuridad”. Ya que la luz ambiental es roja, suelen presentar colores rojos o naranjas; aunque otros son plateados para difuminar su silueta, trasparentes…

Su forma también es diferente de los peces a los que estamos acostumbrados. Aunque generalmente tienen formas globosas con grandes bocas y dientes afilados, permitiéndoles en algunos casos tragar presas enteras más grandes incluso que ellos mismos, también los hay con el cuerpo muy largo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.