Vestir para una entrevista

Entrevistas de trabajo ¿qué era eso?, dirán muchos. Por desgracia en los tiempos que corren brillan por su ausencia y el flujo de trabajo está más que estancado. Aún así, si tienes la suerte de optar a un puesto y te convocan para una entrevista debes cuidar hasta el más mínimo detalle.

Queda claro, por descontando, que tu trayectoria, profesionalidad y carácter son tus principales avales. Defiéndelos con uñas y dientes. Pero no debes descuidar en absoluto tu aspecto físico y tu forma de vestir en la entrevista, que van a decir mucho de ti, sin duda.

Dar una buena imagen siempre te va a sumar puntos. Pero cuidado, no se trata de ir vestido y acicalado como quien va a una boda, sino de transmitir que tu imagen es la adecuada para la empresa. Ante todo, infórmate de qué tipo de empresa se trata. Básico.

Hay empresas que exigen a sus empleados que vistan clásicos y neutros, con traje y corbata, por ejemplo. En ese caso lo tienes fácil, ese deberá ser tu estilo en la entrevista. Sin embargo, hay otras empresas que creen en la gente con personalidad, en ese caso tendrás que transmitir cuál es tu estilo en tu forma de vestir, dentro siempre de unos límites.

Deja un comentario