Turismo en Malta

La isla de Malta es el mejor ejemplo de cuando un pequeño lugar es capaz de aglutinar todos los ingredientes necesarios para poder ofrecer un turismo de alta calidad, para exigentes, y para soñadores.

La más pura esencia del Mediterráneo rodea al archipiélago maltés, dotándolo de exquisitas playas, pese a sus sólo 316 kilómetros cuadrados. Pero además de gozar de sus paradisíacas costas, el turista que visite Malta podrá descubrir un abundante capital cultural e histórico.

La inigualable belleza de sus playas, límpidas y turquesas, se ve reforzada por un clima único en el continente europeo, con 300 días de sol año, con inviernos templados, y con una temperatura durante todo el año que ronda entre los 10 y 30 grados. El clima privilegiado con que cuenta Malta, la convierten en un destino ideal para cualquier época del año.

Teniendo en cuenta que a pesar del encanto general que desprende la isla en todos sus rincones, las playas y calas son las que maravillarán al turista familiar o joven, al de parejas y al de amigos.

Deja un comentario