El kamasutra habla de ti

Ya sea por su nivel de intimidad, porque nos hace sentir más placer o, simplemente, por pura comodidad, todos tenemos una postura sexual fetiche que nos gusta más que ninguna (y mira que hay).

Que te decantes por el misionero, seas un fiel amante del perrito o, por el contrario, prefieras la cucharita, puede definirte mejor que tu profesión o la forma en la que vistes. Si en su día te contamos lo que dice de ti la postura con la que duermes con tu pareja, aquí va su secuela hot, en la que el kamasutra será el que te diga cómo eres.

  • El Misionero. Dicen que la vida ya es demasiado complicada como para complicársela también en el sexo. De un hombre que defiende el misionero sobre todas las cosas se pueden descifrar varias cosas. Punto número uno: que es conformista, poco creativo, y odia lo que se sale de lo normal, sea para bien o para mal. Punto número dos: le gusta tenerlo todo bajo control, las facturas pagadas y el trabajo al día. Punto número tres: en el fondo es un romántico, y no concibe hacer el amor sin mirar a su amante a los ojos.
  • La Cowgirl. Su meta en la vida es jubilarse para poder pasarse el día viendo obras. Porque le gustan las buenas vistas, pero también lo de no tener que hacer el huevo. ¿Cansarse él? ¿Sudar? ¿De qué? El running y el gimnasio nunca han entrado en sus planes diarios, es más de sofing y ver series. No hace falta preguntarle por su animal favorito, sin duda es el perezoso.
  • El Perrito. Y hablando de animales, he aquí la postura favorita de los hombres salvajes. El romanticismo no es su fuerte, y no pueden evitar mirarle el culo a toda aquella que pase por su lado. Porque tener un buen trasero es su principal requisito a la hora de llevarse una tía a la cama, aunque tenga la cara de Carmen de Mairena. Para ellos no hay amor hasta que consiguen meterla por el otro agujero.
  • La Cuchara. Ante un chico que prefiera la cucharita al resto del kamasutra sólo puedo decir: ¡qué mono! Porque significa que es dulce, que su pareja le importa más que nada y que se muere por complacerla. Pero también hay quien dice que son inseguros y posesivos, que tienen la necesidad de tener muy cerca a la otra persona, sentir que no se va a escapar. Sea como fuere, son de los que no conciben el sexo sin amor, que eh, aunque parezca mentira, haberlos también haylos.
  • Sexo Tántrico. Nunca se puede echar un mero polvo con él, porque lo que busca del sexo es conectar con la energía, con el aura y los chakras. Seguramente lleva el pelo largo, camisas de lino orgánico y busca cualquier excusa para hablar de la globalización. Sí, es multiorgásmico, pero también vegano y anti-todo. Nunca se va a saltar su clase de yoga por ir al cine con su chica.
  • De pie. La cama es para gente sosa, prefieren la encimera, el probador de una tienda o el baño de su bar de confianza. Se autodefinen como gente molona y les aburre lo normalmente establecido. Siempre quieren probar cosas nuevas y divertirse, y no tienen ningún miedo a las consecuencias.

Deja un comentario